Gabriela Godínez García

Existen diversas causas o situaciones por las cuales los padres de familia no aceptan vacunar a sus hijos, una de ellas es la creencia que está relacionada a la  nutrición de los niños, donde señalan que el tener una alimentación sana y un estilo de vida saludable aminora el que su hijo pueda presentar una enfermedad.

Esto en parte es verdad, sin embargo si mantiene una nutrición sana y un estilo de vida saludable sumado a la vacunación se prevendrá que pueda haber complicaciones, indicó Beatriz Adriana Vázquez Pérez, docente de la Universidad de Guadalajara del departamento de enfermería para la atención y preservación de la salud comunitaria del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS).

La especialista en el tema, señaló que desafortunadamente al complicarse la enfermedad puede ocasionar hasta la muerte, situación que puede prevenirse con la vacunación, asimismo comentó que existen padres que piensan que lo mejor es que presenten la enfermedad y no vacunarlos, por lo que es necesario que estén bien informados respecto a qué vacunas existen y cuándo hay que vacunarlos.

Vázquez Pérez, definió a las vacunas como una oportunidad de vida, agregando que otra de las razones del por qué no vacunan a los niños es la relacionada con creencias o costumbres, lo cual puede influir, por lo que dijo, se requieren medios de información oportunos y veraces, quienes les brinden los elementos para que puedan tomar una buena decisión.

También un efecto por el que no desean vacunar a  sus hijos, se debe a las malas experiencias de las madres en el momento de vacunar, es decir que se había tomado la decisión de llevarlo a la clínica de salud, sin embargo en el instante en que iban a aplicar la vacuna lo hace mal, por tal motivo es importante que el personal de salud este consciente del proceso que se lleva e informar sobre la importancia de la aplicación, así como los efectos secundarios,  para que se de cuenta de que con la aplicación el menor puede crear defensas para que en un momento dado pueda defenderse y no presente la enfermedad.

Agregó que se les debe dar a conocer que existe un esquema de vacunación la cual debe de completar, para que el padre pueda saber que muchas enfermedades no requieren de la aplicación de la vacuna en una sola ocasión, sino que se necesita un refuerzo con el que el niño quede con la defensa para prevenir la enfermedad, además señaló que en muchas ocasiones se tiene una información inadecuada que se imparte por gente sin conocimiento o por internet donde en ocasiones no hay información veraz.

“Con el hecho de vacunar o apoyar la vacunación de su hijo, no solo beneficia en forma individual, sino también a la familia y a la propia comunidad”, por tal motivo se debe sensibilizar que no solo se está protegiendo a su hijo, sino a la propia sociedad, y con ello disminuir un riesgo.

Añadió que una parte importante es la toma de decisiones de los padres sobre los grandes beneficios de vacunar a sus hijos, por lo que es necesario que las instituciones de salud o la propia Universidad de Guadalajara puedan fortalecer la existencia de una información veraz, debido a que la toma de decisiones se veraz reforzada con la opinión de las personas con las que conviven.

Una vacuna tiene un contenido genético que va a ser que el niño pueda crear defensas contra una enfermedad específica, y si se encuentra frente al virus puede tener cómo defenderse, sin embargo reiteró que se requiere la correcta información.

“Afortunadamente en México se cuenta con una gran promoción y los elementos necesarios para poder dar evidencia científica sobre los beneficios de la vacunación”, asimismo indicó que se cuenta con un amplio esquema de vacunación, habiendo trabajado por décadas en este proceso, habiendo enfermedades que se erradicaron como la poliomielitis u otras que se han controlado con el hecho de vacunar.

Por último comentó que los padres cuentan con grandes oportunidades de tomar una decisión, por lo que concluyó que vacunar es un derecho, que en nuestro país se imparte de manera gratuita y que con ello disminuye el riesgo de presentar una enfermedad.